Compliance Penal

Prevención de Riesgos Penales

Desde ILC Compliance diseñamos programas de cumplimiento normativo (Compliance Penal), a la medida de cada uno de nuestros clientes.

A través de estos programas proporcionamos un modelo eficaz y riguroso para analizar los riesgos de la empresa y de esta forma localizar y prevenir posibles actividades ilícitas. Contar con un modelo de prevención dentro de la empresa puede eximir de responsabilidad penal a la persona jurídica o atenuarla considerablemente.

Compliance Penal, ¿qué es?

Hablar de Compliance penal es hablar del conjunto de herramientas con carácter preventivo aplicadas a la actividad de la empresa para garantizar que quienes la conforman, no cometan una infracción de las normas de carácter penal y pueda generar responsabilidad a la empresa.

Importancia de un programa de compliance

Tras la reforma operada en el Código Penal por la LO 1/2015 de 30 de marzo, se introduce en nuestra legislación, la figura del “Legal Compliance”, que trata de prevenir o reducir al máximo las posibilidades de comisión de delitos penales dentro de la empresa eximiendo o atenuando, en su caso, la responsabilidad que por ello se transmitiría a las personas jurídicas, rompiendo así con la antigua posición que ostentaban las mismas en el derecho español, pues carecían de responsabilidad penal (“Societas delinquere non potest”). Se introduce así un modelo de autorregulación normativa en el seno de la empresa.

Dicha figura (el Compliance) no viene sola, sino que trae aparejada multitud de conceptos. Todos ellos forman parte del sistema, pero cada uno tiene un desarrollo y una peculiaridad propia.

Hay que tener presente que el Compliance, que comienza a cobrar auge en nuestro país (y sobre todo en nuestra legislación) a partir de la citada reforma, tiene un origen exterior y más antiguo, por lo que no se ha producido una innovación legislativa, sino que se ha tomado un modelo ya aplicado en otros países y economías desarrolladas del mundo moderno.

Dejando a un lado Estados Unidos y centrándonos en Europa por su cercanía y mayor influencia en nuestro modelo, a modo enumerativo, dentro de esta contextualización que estamos proponiendo, se pueden poner dos ejemplos importantes de Compliance: Reino Unido e Italia.

El primero, con un sistema de Compliance que parte de “The Bribery Act. 2010”. Esta ley, a pesar de las críticas recibidas desde la OCDE, vio la luz finalmente tratando el “soborno corporativo” desde todas sus vertientes.

El segundo, Italia, que a raíz de la publicación del Decreto Legislativo 8 giugno 2001, n. 231 -Disciplina della responsabilita’ amministrativa delle persone giuridiche, delle societa’ e delle associazioni anche prive di personalita’ giuridica, a norma dell’articolo 11 della legge 29 settembre 2000, n. 300- presenta un sistema de responsabilidad de las personas jurídicas que, aunque es de naturaleza administrativa y no penal se produce por delitos cometidos por sus administradores y dependientes ventilándose finalmente en un proceso penal y ante la jurisdicción penal.

Este último modelo italiano ha sido uno de los grandes inspiradores del Compliance español. Un ejemplo de esta vinculación lo encontramos dentro en el Art.6, núm 1, ap b) del Decreto Italiano al hablarnos del Compliance Officer. En él nos habla de que la tarea de vigilar el funcionamiento y la observancia del modelo tiene que haber sido confiada a un organismo del ente (de la persona jurídica) dotado de poderes autónomos de iniciativa y control, guardando un parecido casi total con lo expuesto en el Código Penal Español.

En este sistema de Compliance se inserta el concepto de Compliance Officer, sobre el que existe una gran confusión ya que quien ostenta este cargo no es el encargado de elaborar el Programa de Cumplimiento Normativo o Compliance Program. El Compliance Officer, por el contrario, se traduciría en nuestra legislación como el Órgano de vigilancia.

Para comprender la función que desempeña esta figura lo correcto es comenzar con lo que nos dice nuestro Código Penal:

Art. 31 bis, Ap. 2, Condición 2ª

Si el delito fuere cometido por las personas indicadas en la letra a) del apartado anterior, la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si se cumplen las siguientes condiciones:

2.ª La supervisión del funcionamiento y del cumplimiento del modelo de prevención implantado ha sido confiada a un órgano de la persona jurídica con poderes autónomos de iniciativa y de control o que tenga encomendada legalmente la función de supervisar la eficacia de los controles internos de la persona jurídica

UNE 19601

Es un sistema de gestión reconocido internacionalmente y certificable nacionalmente, que busca el cumplimiento, es generalista e integrable con otras normas, y le puede dar cumplimiento al art.31 bis del código penal. Los aspectos mas relevantes, entre otros, son que hay que establecer:

W

Compresión de la organización.

W

Alcance del sistema.

W

Identificar las obligaciones.

W

Identificar, analizar y evaluar los riesgos.

W

Liderazgo.

W

Política.

W

Identificar, analizar y evaluar los riesgos.

W

Roles, responsabilidades y autoridades (compliance officers).

W

Acciones para tratar riesgos y oportunidades.

W

Recursos.

W

Toma de conciencia.

W

Establecimiento de controles.

W

Clasificación de la información.

W

Informes de compliance.

W

Auditoria interna.

W

Revisión por la Dirección.

W

No conformidades y acciones correctivas.

Trabajemos juntos